La Sirena del Mar de la Imaginación

Tiempo de lectura: 4 minutos

La Sirena del Mar de la Imaginación
¿PREFIERES UN AUDIOCUENTO?

Si prefieres, puedes escuchar el cuento mientras haces otras tareas

La Sirena del Mar de la Imaginación. Érase una vez, en el fondo del mar, una hermosa sirena llamada Marina. Ella era la habitante más feliz del mar, todos los animales marinos alrededor la conocían y querían pasar tiempo con ella. Marina tenía una hermosa cola de pez y su cabello era tan suave que cuando salía del agua, sus cabellos empapados brillaban y chispeaban como diamantes.

Pero a Marina le faltaba algo en su vida, algo que ella no podía nombrar. Un día, mientras exploraba las profundidades del mar en su cueva secreta, encontró un cofre muy antiguo que estaba guardado en un rincón oscuro. Ella se sorprendió y quiso verificar de qué se trataba. Cuando abrió el cofre cautelosamente, encontró un espejo mágico que brillaba con una luz misteriosa.

Marina, instintivamente, tocó el espejo y en un abrir y cerrar de ojos, fue transportada a una tierra desconocida. Cuando abrió los ojos, se encontró frente a una hermosa playa de arena blanca. Marina se quedó asombrada por la belleza a su alrededor. Ella nunca antes había visto tanta belleza en su vida.

Marina exploró el lugar y encontró un pequeño pueblo costero. Allí, conoció a una niña llamada Ana, que estaba jugando con su pelota. La niña notó a Marina y se acercó a ella de inmediato.

– ¡WOW! ¿Eres una sirena? -preguntó Ana sorprendida.

– Sí, lo soy -respondió Marina sonriendo amablemente.

Ana y Marina se hicieron amigas rápidamente. Pasaron horas juntas en la playa jugando, haciendo castillos de arena y recogiendo conchas.

En un momento del día, Ana llevó a Marina a una tienda de juguetes en su bicicleta.

– Ven, voy a hacerte un regalo sorpresa -dijo Ana toda emocionada.

En la tienda, Ana escogió un hermoso vestido de tul dorado, zapatos brillantes y joyas de mar. Marina se sintió emocionada al ver el regalo que su nueva amiga le estaba haciendo. Se veía impresionante con su nuevo vestido.

Luego, junto con Ana, Marina fue a una fiesta de cumpleaños donde había muchas otras niñas de su edad. Marina estaba emocionada de conocer a las otras chicas. Todas las chicas se quedaron impresionadas con la belleza de Marina.

La fiesta estuvo llena de juegos y música. Las amigas de Ana le invitaron a Marina a jugar a los juegos de fiesta. Marina disfrutó mucho de los juegos, especialmente del juego de piñata. Todos los niños se divirtieron un montón, pero a Marina le había dejado de preocupar el tiempo que había pasado en la playa. Cuando miró su espejo mágico, se dio cuenta de que era hora de regresar al mar.

– Ana, lo siento mucho, pero tengo que irme ahora. Fue maravilloso pasar tiempo contigo en la playa hoy -dijo Marina con una sonrisa en su cara.

– Te voy a extrañar mucho, nos vemos pronto -dijo Ana con tristeza.

Marina se despidió de Ana y, a través de su espejo mágico, regresó al mar. Mientras nadaba hacia su cueva, Marina se sintió agradecida por la amistad encontrada en la orilla del mar.

Regresó a su mundo, pero las cosas eran diferentes allí. Para su sorpresa, los animales marinos estaban más amigables con ella. Todos querían ser sus amigos y pasar tiempo con ella. Marina se dio cuenta de que había cambiado, ¡había aprendido la importancia de la amistad!

Marina se dio cuenta de que la verdadera belleza no estaba en la ropa, el cabello o la apariencia externa, sino en el corazón y la forma en que uno trata a los demás. A partir de ese día, Marina se comprometió a ser amable y amistosa con todos los seres marinos y prometió mantener a Ana cercana en su corazón mientras nadaba en las profundidades del mar.

Y, así, Marina vivió feliz para siempre con un corazón lleno de amor y amistad.

FIN.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.
La Sirena del Mar de la Imaginación
¿Te ha gustado «La Sirena del Mar de la Imaginación»?
¡Compártelo con tus amigos!
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Email
Imprimir