La Gran Carrera de los Ratones

Tiempo de lectura: 4 minutos

La Gran Carrera de los Ratones
¿PREFIERES UN AUDIOCUENTO?

Si prefieres, puedes escuchar el cuento mientras haces otras tareas

La Gran Carrera de los Ratones. Érase una vez en el bosque de los abedules, en el que vivían demás animales, había un grupo de ratones muy astutos y valientes. Cada año, los ratones organizaban una gran carrera para ver quién era el más rápido y ágil de todos. Los ratones se entrenaban durante semanas para estar en su mejor forma para la carrera.

La Gran Carrera de los Ratones se acercaba y los ratones estaban muy emocionados. Había ratones de todos los tamaños y colores, pero había uno en particular que era un poco diferente, se llamaba Rusty. Rusty era un ratón pequeño y de color marrón, pero era muy rápido y ágil. Sin embargo, Rusty no tenía mucha confianza en sí mismo y siempre pensaba que los demás ratones eran mejores que él.

Un día, mientras se preparaba para la gran carrera, Rusty se topó con un viejo amigo, el búho sabio del bosque. El búho notó que Rusty estaba triste y le preguntó qué le pasaba. Rusty le contó que no estaba seguro de poder ganar la carrera, que todos los demás ratones eran más rápidos y más fuertes que él.

El búho sabio escuchó atentamente y le dijo a Rusty que no tenía que ser el ratón más grande y fuerte para ganar la carrera, que lo importante era tener confianza en sí mismo y seguir adelante. Rusty estaba agradecido por las palabras sabias del búho y decidió seguir su consejo.

Llegó el día de la carrera y todos los ratones estaban listos en la línea de partida. La multitud de animales estaba emocionada, todo el bosque estaba presente viendo la gran carrera. Cuando sonó el silbato para empezar, todos los ratones salieron corriendo lo más rápido que pudieron. Había ratones grandes y fuertes, ratones pequeños y ágiles, de todos los tipos y tamaños. Rusty corrió tan rápido como pudo y trató de no pensar en los demás ratones.

A pesar de que Rusty no era el ratón más grande ni el más fuerte de la carrera, logró mantenerse entre los demás. Todavía no estaba seguro de que podía ganar la carrera, pero seguía corriendo. Cuando la carrera llegó a la última vuelta, Rusty se dio cuenta de que tenía una oportunidad. Uno de los ratones más grandes, había tropezado y estaba atrapado en una rama. Rusty sabía que tenía que hacer algo para ganar.

Sin pensarlo dos veces, Rusty se acercó al ratón atrapado y lo ayudó a salir de su situación. El ratón grande estaba muy agradecido y le preguntó a Rusty qué podía hacer para agradecerle. Rusty simplemente dijo: «Solo quiero ganar la carrera». El ratón grande se rió y le deseó suerte a Rusty.

Rusty siguió corriendo y logró llegar a la línea de meta en primer lugar. Todos los demás animales estaban asombrados y le dieron una gran ovación. Rusty estaba tan emocionado, nunca había pensado que podía ganar la Gran Carrera de los Ratones. Pero se dio cuenta de que había logrado por fin superar su falta de confianza en sí mismo.

Al final de la carrera, el búho sabio se acercó a Rusty y le dijo que siempre había sabido que él era capaz de ganar, que solo necesitaba confiar en sí mismo. Rusty estaba muy agradecido por la sabiduría del búho sabio y prometió siempre tener confianza en sí mismo.

Desde ese día, Rusty se convirtió en una inspiración para todos los ratones del bosque. Todos aprendieron una gran lección de Rusty sobre la importancia de la confianza en sí mismo y la perseverancia.

Así que recuerda, nunca subestimes tus habilidades, sigue adelante y confía en ti mismo. Como Rusty el ratón, ¡puedes lograr cosas increíbles!

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.
La Gran Carrera de los Ratones
¿Te ha gustado «La Gran Carrera de los Ratones»?
¡Compártelo con tus amigos!
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Email
Imprimir